flores de bach BEECH / HAYA
“Para quienes sienten la necesidad de ver más bondad y belleza en todo lo que les rodee. Este remedio sirve para hacer frente a las cosas que parecen equivocadas, se adquiera la capacidad de ver lo bueno que surge dentro de ellas. Así podrán ser más tolerantes, indulgentes y comprensivas con los diferentes caminos que cada individuo y todas las cosas recorren en dirección a su propia perfección final”.

Características emocionales: Beech está representado por el arquetipo de “la Intolerancia”. Este nos remite al complejo psicológico de la “diferencia”. Lo que esta huella inconsciente rememora es la dificultad, la no aceptación del ser humano de lo distinto y la relación que enseña es aprender a aceptar la diversidad. Por otra parte este arquetipo tiene que ver con la rigidez, pero esencialmente con la debilidad. El “fuerte” permite las ideas, gustos y pensamientos diferentes, el “débil” teme que atenten contra su existencia. ” El Dr. Bach escribió en relación a esta flor: “es obvio que ninguno de nosotros está en posición de juzgar o criticar, porque el más sabio de nosotros ve y sabe solamente un diminuto fragmento del Gran Esquema de todas las cosas y no podemos juzgar, sabiendo tan poco, sobre cómo trabajará el Gran Plan”.

Características psicológicas: Este estado emocional se relaciona con la capacidad de aceptación de lo imperfecto. La persona en estado Beech negativo tiene una clara tendencia a resaltar los errores o defectos de los demás, en detrimento de las virtudes. Esto se traduce en una actitud crítica e intolerante. Tienen la convicción de que marcando los defectos ajenos están ayudando al otro a mejorar y corregir sus defectos. Las cualidades de la mente Beech en estado positivo, se ha desarrollado en este caso negativamente, y se ha orientado en la búsqueda de imperfecciones en el prójimo. En su tarea inquisitoria Beech carece de diplomacia y, a menudo, reacciona ante los demás con sarcasmo e ironía, por lo que pueden resultar muy hirientes y antipáticos. En su arrogancia Beech no puede comprender que mucha gente no ha tenido las mismas oportunidades que él para desarrollarse y no acepta el comportamiento de los demás. Desconoce la habilidad de situarse en el lugar del otro. Le falta comprensión e indulgencia. Es estricto, rígido y de ideas fijas. A veces, los pequeños hábitos, idiosincrasias y las costumbres de otros le molestan hasta un grado imposible de medir y fuera de toda proporción en comparación a su poca importancia. Dada su actitud, Beech tiene una clara tendencia a la soledad, o mejor dicho, al aislamiento. No trata de imponer a los otros sus rígidos conceptos, simplemente no comprende que los demás no piensen como él, y solo entiende una manera de ver las cosas y de actuar: su manera. En estas personas subyace un miedo ante la vida. Les cuesta expresar sus verdaderos sentimientos amorosos. No puede decir “te necesito” “te amo”, porque esto es vivido como ser débil. Estas personalidades en cambio suelen decir: “No te basta con lo que hago” o “Yo expreso mis sentimientos con acciones”. Muchas de estas personalidades suelen surgir de familias donde hubo que “tragarse” mucho odio, humillación y desilusiones. De este “color” verán el mundo más tarde.

Tendencias psicosomáticas: Tensión y rigidez en la parte superior del cuerpo (mandíbulas, pecho, cervicales). La tensión y la rigidez se acumula también en los hombros y brazos. Sufre de intolerancia a los ruidos. Se le agarrotan los músculos. Tiene tendencia a la presión alta y problemas digestivos. Se ha utilizado Beech con éxito en casos de tos irritativa, rigidez y dolores; en ambos casos el denominador común era la irritación y la intolerancia hacia los síntomas. Los rasgos faciales de estas personalidades suelen ser rígidos. Padecen continua rigidez en el pecho y la mandíbula inferior, mal humor, irritabilidad e intolerancia. Otra característica de esta personalidad bastante significativa es que a veces aprietan los puños sin darse cuenta de ello.

Características espirituales: La personalidad comprende mal el programa de enseñanza que le dicta su Ser Superior y rechaza las experiencias negativas. Este miedo subyacente ante la vida y esta negación, los llevan a tener una conducta crítica y de superioridad, cuya función no es otra que la de protegerse del medio. La personalidad desarrolla un rígido código de conducta propio, plagado de mecanismos de defensa que le ayudan a contrarrestar la voz de su Ser Superior. Se proyecta excesivamente hacia afuera, lo que unido a su mente minuciosa, tan proclive a quedarse enganchada en las imperfecciones que hay en todo, determina que no se pueda contactar con las experiencias en profundidad, ni mucho menos interiorizarlas, no sacando por tanto una enseñanza de ellas. No logra introducirse afectivamente en los demás ya que emocionalmente se encuentra bloqueado. Se ha creído ver este bloqueo a nivel del chakra del corazón (pecho). Puede decirse que hay casi una absoluta desconexión con el Ser Superior.

REMEDIO: Para ayudar a restablecer el contacto con el Ser Superior, aporta tolerancia y comprensión, humildad e indulgencia. Corrige la rigidez. física y psíquica. Permite ver que, además de los nuestros, hay otros patrones de comportamiento que pueden ser igualmente válidos y, que en todo caso, tienen el mismo derecho a existir, ya que cada ser trabaja su perfección según su propia naturaleza. Ayuda a percibir la belleza y la virtud que hay en todas las cosas y favorece la aceptación de la vida con todas sus imperfecciones. El sentimiento de aislamiento y rechazo es sustituido por una sensación de unidad en la diversidad y de parentesco entre almas.

El aspecto positivo de esta flor aparece cuando se hallan las emociones equilibradas. Se desprenden las cualidades de tolerancia y comprensión de las dificultades de los demás y la habilidad de ver lo bueno en cada persona y en cada cosa.
Terapia con flores de bach
Terapia con flores de bach para niños


Comments are closed.